Negligencias médicas en ictus

Las negligencias médicas relacionadas con ictus han sufrido un aumento en los últimos meses pese a que, en la actualidad, gran parte de los centros hospitalarios cuentan con unidades especializadas de ictus y de daño cerebral, para poder tratar a los pacientes y realizar un seguimiento estrecho sobre ellos, evitando así complicaciones que agraven la situación clínica de los pacientes.

El motivo de este aumento de casos de negligencias médicas en ictus responde a un evidente recorte de medios humanos y materiales en las administraciones sanitarias, unido a que en ocasiones existe falta de diligencia por parte de los profesionales sanitarios en las asistencias a pacientes que sufren esta enfermedad. Las consecuencias de los errores médicos en una patología tan grave como un accidente cerebrovascular sin duda empeoran el pronóstico de estos pacientes.

Cómo patología urgente el ictus tiene que ser diagnosticado y tratado de forma precoz, toda vez que cuanto antes se inicie el tratamiento habrá mayores probabilidades de recuperación funcional de los pacientes y un menor riesgo de daño cerebral.

Por lo anterior, es fundamental que se pongan todos los medios humanos (personal sanitario especializado en enfermedades neurológicas) y materiales (pruebas diagnósticas/unidades de ictus) necesarios para alcanzar el diagnóstico de la enfermedad y decidir el mejor tratamiento para el paciente.

Cómo causas principales de mala praxis en ictus que en el despacho hemos encontrado y que han sido objetivadas por parte de nuestros peritos especialistas en neurología, podemos diferenciar:

  • No activación del código ictus.
  • Omisión de exploración neurológica.
  • Ausencia de tomas de tensión arterial.
  • Omisión de derivación a neurología.
  • Omisión de la realización de TAC o AngioTAC.
  • Omisión de valoración de la patología por para de Neurología.
  • Omisión de seguimiento estrecho de Hemorragias Subaracnoideas por traumatismos.
  • Asociación de la sintomatología de ictus a otras patologías.

Que los profesionales sanitarios actúen de forma contraria a la “Lex Artis” en una urgencia vital como un ICTUS, puede tener gravísimas consecuencias para los pacientes, siendo los casos más graves los que generan secuelas de carácter crónico a los pacientes con limitaciones funcionales irreversibles. Las secuelas que deja un ictus vienen acompañadas de una situación de dependencia para las actividades básicas de la vida diaria del paciente y la necesidad de ayuda de tercera persona para que los perjudicados puedan desenvolverse en su día a día.

Si considera que usted o su familiar ha podido sufrir un ictus tratado de forma negligente contacte con el despacho, será necesario que un abogado para negligencias médicas y un perito especialista en neurología determinen si existe o no mala praxis y si se puede reclamar una indemnización económica por las secuelas que la asistencia negligente le haya causado.

Cuéntenos tu caso, lo estudiaremos a nivel pericial sin ningún coste para usted y le ayudaremos si ha sufrido una negligencia médica ictus, en el proceso de reclamación para poder obtener una indemnización por negligencia que cubra los grandes costes de las secuelas generadas, rehabilitación, daño moral, daño patrimonial y cualquier concepto que se haya visto obligado a asumir o que tenga que asumir a lo largo de su vida por la negligencia médica en su caso de ictus.

Deja un comentario