Error médico: ¿cómo actuar?

La clave a la que un paciente debe atender cuando sufre un error médico es contar con el asesoramiento de un abogado experto en derecho sanitario que se encargue de valorar el caso y dirigir la reclamación por negligencia médica. Sin embargo, hasta poder contar con ese asesoramiento el paciente pasa por una serie de etapas que tendrá que afrontar de forma sosegada. 

Cuando un paciente sufre un error médico que le genera daños, no existe un protocolo consensuado que le guíe sobre cómo debe actuar. Ante este tipo de errores, surgen muchas dudas, la principal es si debo reclamar de inmediato una indemnización por el error médico o, si por el contrario, debería centrarme en que mejore mi estado de salud. 

Como pacientes intentaremos que en primer lugar mejore nuestro estado de salud ocasionado por el error médico, nos centraremos en la curación de nuestro cuadro clínico y nos someteremos a las intervenciones quirúrgicas o tratamientos que sean necesarios para la sanación o para que se produzca una estabilización médica, siempre que sea posible y seguiremos las recomendaciones de los facultativos especialistas. 

Las reclamación o valoración de la negligencia médica la podremos posponer hasta que el paciente se encuentre en una situación de alta médica, pero tampoco podremos aplazar mucho más la decisión para evitar perder el derecho a reclamar, al ser los plazos limitados para presentar reclamaciones por errores médicos

Para cubrirnos las espaldas atenderemos siempre al plazo de un año para reclamar desde la producción del hecho lesivo o desde la estabilización de las secuelas, con independencia de que posteriormente los abogados especialistas en negligencias médicas les informen sobre los plazos para poder reclamar.

Nuestro consejo como abogados expertos en materia sanitaria es no polemizar con los médicos que han actuado incorrectamente. Podemos mostrar interés sobre las acciones o situaciones que han provocado las lesiones o incluso sugerir disconformidad, pero siempre exponiendo los hechos con cordialidad y no en un tono de reproche.

Cuando los pacientes se vean con fuerzas para abordar la situación negligente que han sufrido por un error médico, deberán recabar su historia clínica solicitando la totalidad de su historial, en los centros u hospitales donde se haya cometido la mala praxis médica, conforme a lo establecido en la ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica

Cómo recomendación, para no tener problemas con los plazos de reclamación, la solicitud de historia clínica la deberemos presentar preferiblemente en los seis primeros meses desde que ocurrió la negligencia médica, toda vez que el centro donde hayamos presentado la solicitud de historia clínica dispondrá del plazo de un mes para recopilar el historial clínico y entregárselo al paciente. 

Asimismo, será recomendable que nos quedemos con una copia sellada de la solicitud de la historia clínica que contenga la fecha de presentación, por si más adelante tuviéramos que acreditar en que momento se solicitó el historial clínico o que este no se entregó de forma completa pese al requerimiento de entrega.

¿Por qué motivo tengo que solicitar mi historia clínica con antelación?

Si un error médico le ha causado lesiones será fundamental que los peritos médicos especialistas puedan estudiar minuciosamente el caso para establecer si de forma inicial se puede reclamar por la mala praxis. En este sentido, para hacer una valoración profunda de la mala praxis, en ocasiones es preciso que el caso sea estudiado de forma colegiada por peritos médicos de distintas especialidades y hace necesario que dispongan de un tiempo prudencial para hacer una valoración rigurosa y exhaustiva antes de que venza el plazo para reclamar por el error médico.

Como abogados especialistas en defensa del paciente resolveremos sus dudas y contarán con un asesoramiento integral para actuar frente al error médico desde el inicio, para que se puedan depurar responsabilidades y reclamar una indemnización por la mala praxis médica.

Deja un comentario