Mala praxis médica en cesárea

De todos los problemas que pueden surgir durante el parto, las negligencias médicas durante la cesárea son uno de los más comunes. Estas malas praxis se deben a desatenciones médicas, errores de menor o mayor gravedad, que deben ser subsanados cuanto antes.

Si eso no sucediera, tanto la madre como el recién nacido podrían sufrir diferentes consecuencias que afecten a su calidad de vida en el futuro.

De existir efectivamente una negligencia médica, debe ser denunciada ante la Justicia, siendo ésta la única posibilidad de que los daños ocasionados se compensen mediante una indemnización.

 

Negligencias durante la cesárea

En nuestro despacho de abogados especialistas en negligencias médicas prestamos asesoramiento a víctimas directas o familiares de víctimas de una mala praxis durante el parto.

Sabemos que las negligencias durante las cesáreas son más comunes de lo que nos gustaría pensar y que deben ser afrontadas con el apoyo constante de profesionales en la materia, como los nuestros, preparados por sus conocimientos y experiencia en este ámbito.

Es importante destacar que, a menudo, los inconvenientes en las cesáreas empiezan antes de las mismas, cuando se recomienda a la madre optar por este tipo de procedimiento para que el parto sea más fácil. Sin embargo, en muchas ocasiones, este procedimiento da lugar a problemas recurrentes como retrasos, malas maniobras en la cesárea y otros que pueden desembocar en lesiones severas para la mujer y el bebé… o incluso su muerte.

Ejemplos de las lesiones que suelen darse como consecuencia de una mala praxis en la cesárea son muchos, pero destacan algunos como la asfixia neonatal o hipoxia, conocida porque deja secuelas cerebrales irreversibles, que impiden el normal desarrollo del recién nacido.

Otras, como pueden ser las infecciones o los coágulos de la sangre, tienen que ver con la madre.

 

Reclamación de una mala praxis en el parto

Llevar al médico, hospital o clínica responsable de la negligencia delante de la Justicia no sólo es una posibilidad, es casi una obligación. Al hacerlo, se estarán reduciendo las probabilidades de que alguien, en el futuro, pase por la misma situación que has pasado tú.

Y esto cabe tanto para una cesárea que es llevada adelante negligentemente, como para cualquier otra actuación negligente que puede dar lugar a secuelas (leves o severas) en la madre y en el bebé. En ambos supuestos se aplican los mismos procedimientos legales. 

Si tienes la mínima sospecha de haber sido víctima de una negligencia médica durante un parto por cesárea, debes ponerte en contacto con nuestro equipo de abogados para iniciar de inmediato una investigación que te permita demostrar responsabilidades, así como recibir posteriormente una compensación de dinero para solventar los gastos provenientes de estas malas maniobras médicas.

De comprobar mediante nuestras averiguaciones que se dan las condiciones para poder reclamar una negligencia médica en el parto, primero se hará extrajudicialmente y, si no hubiera una respuesta satisfactoria, se procederá entonces a llevarla a cabo mediante el recurso legal, la última instancia que aplicaremos. 

Deja un comentario