¿Es posible reclamar por daños y perjuicios de medicamentos defectuosos?

Una de las tareas que tienen los profesionales de la salud es prescribir medicamentos a los pacientes que recurren a ellos, por lo tanto, es también una de las responsabilidades importantes de su actividad y, de producirse un daño por una prescripción incorrecta, deberán responder por las secuelas.

Desde el punto de vista del paciente que consulta con confianza a su médico o enfermero, surge entonces la pregunta acerca de si es posible reclamar por daños y perjuicios de medicamentos defectuosos, que puede afectar a los laboratorios, distribuidores y farmacias principalmente. 

La respuesta a esa duda es que sí; no sólo es posible sino también recomendable acogerse a la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios para demandar en caso de que los medicamentos que se hayan distribuido estén en malas condiciones. 

Dicho de otro modo, mientras que la mayoría de las personas son conscientes de que una indicación errada de medicamentos por parte del médico reviste una mala praxis, la mayoría pierde de vista que, así mismo, se puede ir contra un laboratorio farmacéutico o farmacia si éste no hace bien su trabajo y nos causa un perjuicio a la salud. 

 

Pero, ¿cómo saber si un medicamento es defectuoso?

En líneas generales podemos individuar dos tipos de medicamentos defectuosos: los que nunca llegan a cumplir su objetivo, y aquellos que lo cumplen pero provocan otras alteraciones no buscadas cuando el profesional de la salud aconsejó su uso.

Por supuesto, el segundo grupo supone problemas más trascendentales, dado que podría llegar a generar agravamientos sobre algunas enfermedades comunes, o bien causar otras que no estuviera cursando el paciente. Incluso, no siempre es posible revertir el deterioro causado por el medicamento, lo que lleva a demandas inevitables.

Para poder probarse esta reclamación de daños y perjuicios por la ingesta de medicamentos defectuosos, el paciente deberá demostrar que fue el consumo de éste el que produjo daño, que existe una relación intrínseca entre la ingesta de este fármaco y las secuelas que pudieran aparecer en él posteriormente, y que eso pasa porque el artículo no está en el estado en el que debería según las normativas del sector.

 

¿Quién es responsable de los medicamentos defectuosos?

Así como un médico es responsable de una prescripción equivocada de un medicamento, serán tanto la farmacia como el laboratorio farmacéutico los responsables de distribuir y vender medicamentos en mal estado. Todo dependerá de las circunstancias que rodeen a cada hecho en particular.

De hecho, los laboratorios farmacéuticos actualmente están obligados por la Ley 29/2006 de Garantía y Uso Racional de Medicamentos y Productos Farmacéuticos, a cumplir determinados requisitos que se contemplan en esta normativa, sin los cuales no pueden vender sus productos.

Para determinar si la responsabilidad del daño corresponde al farmacéutico o al laboratorio que fabrica el medicamento en cuestión, lo que se sugiere es contar con la ayuda de un despacho de abogados para mala praxis médica para que los expertos puedan establecer claramente las responsabilidades del caso, y posteriormente articular una demanda en la que se busque el necesario resarcimiento del daño causado. 

Deja un comentario