Consecuencias legales de una mala praxis médica

Las negligencias médicas son más frecuentes de lo que nos gustaría y, como es lógico, al ocurrir, pueden dar paso a un proceso de reclamación por parte del afectado o sus familiares, alcanzando la vía judicial en caso de no llegar previamente a un acuerdo entre las partes, siendo el Juez quien finalmente determine cuáles son las consecuencias legales de una mala praxis médica. 

Lo primero que tenemos que saber es que cuando suceden estos hechos, lo más recomendable es recurrir a un despacho de abogados en negligencias médicas que guíe al paciente/víctima, así como a su familia, durante el proceso mediante el cual reclamarán una indemnización económica correspondiente por los daños que se le han provocado, sobre todo cuando éstos implican mermas en la calidad de vida a largo plazo, o incluso hayan supuesto la defunción del paciente. 

¿Cuándo hablamos de mala praxis médica?

La mala praxis, mala práctica o negligencia médica se da cuando un profesional de la salud, o aquel que le acompaña durante un procedimiento, no asiste al paciente que se pone en sus manos como se establece según los estándares básicos. Al realizarse actos inapropiados, y más aún al dejar secuelas irreversibles, se puede hablar de una mala praxis.

Y es importante aclarar que cuando nos referimos a secuelas, éstas no necesariamente tienen que ser secuelas físicas, sino que también las secuelas psicológicas se incluyen dentro del espectro de daños como consecuencia de una negligencia médica, y por tanto objeto de compensación.

Entre las negligencias médicas más reiteradas están la impericia, la imprudencia, la prescripción errónea de medicamentos, la omisión u ocultación de información al paciente, y los errores que tienen lugar durante las intervenciones quirúrgicas, por mencionar las más comunes.

La figura del perito médico

Ya iniciado un litigio ante la Justicia a fin de aclarar qué fue lo que pasó durante la intervención, entra en escena una figura que será fundamental para el desarrollo del caso, como es la del perito médico, quien será el responsable de elaborar un informe pericial en el que plasme las pertinentes averiguaciones del caso para asignar eventuales responsabilidades.

El perito médico también es un profesional de la salud, que se ha especializado en la parte legal, con conocimientos específicos en la práctica médica, y que ofrecerá su opinión acerca de la posible mala praxis, ayudando a que el Juez que decide en la causa forme veredicto.

Para llegar a esa conclusión, existen varios criterios que deben seguirse, a partir de los que se sabrá si, efectivamente, cabe responsabilidad o no del personal sanitario. Antes de nada, debe demostrarse que se cometió una mala praxis o, lo que es igual, que no se han cumplido los protocolos que debían seguirse. También se revisará que el médico no haya actuado diligentemente, conforme a las regulaciones de su profesión. Por último, se estudiará si quedan secuelas irreversibles en el paciente, sean físicas o psicológicas, que agravarán la acusación. 

Deja un comentario